Turismo comunitario rural

El territorio de Paysandú es pródigo en belleza natural y rico en cuanto a su pasado histórico, aunque ambas cosas pueden llegar a ser aún bastante desconocidas por muchos de quienes habitan en él.

Sin embargo, alcanza con un viaje de menos de una hora para encontrar, en Guichón, una interesante propuesta de turismo comunitario rural que conjuga y pone en valor la naturaleza y el patrimonio histórico y cultural.

A 90 kilómetros al Este de la capital de Paysandú bellísimos entornos naturales, que son cunas de biodiversidad, y sitios cargados de historia se combinan con el placer de disfrutar de las aguas termales de Almirón para ofrecer a sanduceros y visitantes una experiencia de viaje que sale de lo común a través de una propuesta de turismo comunitario rural.
Allí, un grupo de guichonenses se ha venido capacitando en los dos últimos años para trabajar como guías de circuitos turísticos y han logrado incluir a su zona como una de las cinco comunidades turísticas del Uruguay. Para ellos, hablar de ecoturismo y turismo sustentable es algo cotidiano y lo que más impacta al conocerlos son  sus ganas y el convencimiento de que allí, en el lugar donde nacieron o eligieron para vivir, hay cosas que vale la pena conocer y Sigue leyendo

Anuncios

Reforestan monte nativo en costa del río Uruguay para que vuelvan las aves

Hace veinte años unas 80 especies de aves anidaban y visitaban la costa sanducera del río Uruguay en las inmediaciones del arroyo La Curtiembre pero poco a poco fueron desapareciendo a medida que comenzó a ser destruida la flora nativa del lugar.
Actualmente el grupo Aves Sanduceras (Avesand) impulsa la reforestación con árboles nativos de un predio municipal de aproximadamente 15 hectáreas, ubicado entre el referido curso de agua y las inmediaciones de la sede de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), con la finalidad de construir un sendero interpretativo de flora y avistamiento de aves que reciba a niños y jóvenes en visitas guiadas.

Gustavo Capuccio, ornitólogo de campo y cofundador del grupo Aves Sanduceras junto con Roberto Laenen, dijo que el interés del grupo consiste en dar a conocer los recursos naturales como estrategia de conservación, involucrando a las personas para que aprendan a valorarlos y observarlos desde otro punto de vista.

“Desde 1990 vengo haciendo el monitoreo de la zona que, hasta el año 2000 contaba con 70 a 80 especies de aves. Sin embargo, esa cifra ha bajado notablemente debido a la ausencia de vegetación nativa. Ha desaparecido un ecosistema importante de árboles, arbustos y pasto. Actualmente lo más que hay son sauces; falta mucha flora nativa, la cual es muy escasa en el lugar que, según me han contado, hace mucho tiempo era una zona de ceibos. Hoy prácticamente no queda ninguno”, dijo Capuccio.

El grupo ha iniciado contactos con la Intendencia para impulsar este proyecto, que ya cuenta con el antecedente de haber reforestado con flora nativa un predio particular existente entre la propiedad municipal y la sede de CARU.
Actualmente el proyecto es analizado por la Dirección de Turismo, cuyo titular, Marcelo Tortorella, dijo  que existe interés en desarrollarlo por sus aportes a la protección del ambiente y sus implicancias turísticas.

EL PROYECTO

“La zona de la costanera Norte estaba cubierta por vegetación nativa que luego, por distintas causas fue desapareciendo. Hace un tiempo, viendo que la costa estaba despoblada de árboles nativos, comenzamos a reforestar y a hacer algunas pequeñas lagunas en un predio particular, existente entre el terreno de la Intendencia y la sede de Caru, con la idea de volver a tener allí un sitio donde las aves puedan venir a pernoctar, anidar y alimentarse. Falta mucho aún ya que si bien hemos plantado árboles, la plantación fue interrumpida por la creciente”, dijo Capuccio. “Ahora estamos gestionando el apoyo de la Intendencia a un proyecto para extender esa tarea hasta la costa del arroyo La Curtiembre en un predio municipal que abarca unas 15 hectáreas y ha estado destinado siempre para ser parquizado”, explicó.

El integrante de Avesand sostiene que la concreción de este proyecto tiene otras ventajas ambientales ya que la zona es utilizada a menudo por personas que arrojan basura o perros muertos. “La idea es que escolares y liceales puedan ir directamente al lugar para hacer un recorrido guiado. Sería un proyecto similar al que se desarrolla en Colón, con la diferencia que no vamos a ir a las escuelas a dar las charlas sino invitar a las escuelas a que hagan el recorrido y trabajar con los niños allí mismo”, dijo en referencia a un programa dirigido a instituciones escolares que desarrollan la Municipalidad de Colón y personal técnico del Parque Nacional El Palmar (Entre Ríos), el cual también enfatiza en la necesidad de informar y dar a conocer la complejidad del ecosistema del río Uruguay y sus islas para propiciar la conciencia ambiental en pos de la conservación y el aprovechamiento comunitario.

Entre las especies de árboles características del monte ribereño están el laurel, el ingá, el timbó, el mataojo y el blanquillo, entre otros. Los principales problemas de conservación de este tipo de monte son la erosión de las aguas por crecidas del río, la invasión de leñosas exóticas y la depredación.
CORREDOR VERDE
El río Uruguay es un corredor verde que se enclava como un recorte de gran biodiversidad en el sur del continente americano, contando con casi 400 especies de aves en su región más austral. No en vano la etimología del vocablo “Uruguay” proviene del guaraní y una de sus acepciones más aceptadas es la de “río de los pájaros pintados”.

“La amplitud de especies tiene como origen la diversidad de ecosistemas que posee la región y que, precisamente, son el punto más significativo en cuanto a la preservación de estos ambientes necesarios para la supervivencia de esta variedad de aves. Así es que, a modo comparativo, teniendo en cuenta que en el continente europeo se registran unas 550 especies y haciendo un balance, surge claramente que tenemos el privilegio y la responsabilidad de recibir esta herencia natural”, sostiene la introducción del libro “Aves del río Uruguay”, publicada en 2008 por la Comisión Administradora del Río Uruguay cuyos autores son los argentinos Fernando Carlos Raffo, Martín Rodolfo de la Peña, Liliana Bonín y los uruguayos Roberto Laenen y Gustavo Capuccio, siendo este último responsable de las ilustraciones de aves del mismo.

“El litoral uruguayo tiene un potencial importantísimo para el turismo ecológico y de naturaleza. Eso perfectamente se puede hacer en Paysandú y el primer paso es plantar arbolito por arbolito para reforestar la costa de flora nativa. Si están los árboles, volverán los pájaros”, sostuvo Capuccio.

Nota: este artículo lo escribí originalmente para El Telégrafo.

Fotos: Gustavo Capuccio en el blog www.aveskestrel.blogspot.com

Descubrí Paysandú

Vista de la entrada a la muestra, en el paseo del mercado municipal. Foto IDP

Con un excelente nivel de ventas y una amplia variedad de artesanías y creaciones originales de emprendimientos sanduceros se inició en el Paseo del Mercado Municipal la muestra experimental “Descubrí Paysandú”.

Una amplia variedad de artesanías y creaciones originales de diversos emprendimientos locales conjugan calidad y buen precio en un espacio totalmente renovado del histórico mercado, donde también se puede disfrutar cómodamente de variados espectáculos todas las tardecitas hasta el próximo 24, víspera de Navidad.

No obstante, la exposición y ventas –a la cual se accede desde calle Sarandí– está abierta de 10 a 22. En ella participan unos ochenta artesanos, diseñadores y emprendedores de la ciudad y el interior departamental.

El espacio, que tendrá carácter permanente a partir de marzo próximo en el marco del proyecto de remodelación del Mercado Municipal, se propone difundir el trabajo de manos sanduceras y proyectarse como una “vidriera” para la comercialización de dichos productos.

En lo que respecta a las creaciones que se encuentran en exhibición y a la venta en “Descubrí Paysandú”, se destacan varios rubros como el textil, decoración, souvenirs, artesanías, cerámica, productos alimenticios, cuadros y esculturas, entre otros.

Integran estas propuestas artículos como vestimenta en crochet, diseño de ropa, tejidos, artículos en telar, telas de producción local, bolsos, almohadones y tapices.

También hay objetos en herrería artística, vitrofusión, cerámicas varias, cestería en diario y ecológica, cuchillos artesanales, artesanías en guampa y hueso, orfebrería y escultura en madera, cremas y shampoo artesanal, velas, macetas en hormigón, diversos objetos decorativos y souvenirs en porcelana fría.

En el sector alimenticio se pueden encontrar pesebres en chocolate, dulces, mermeladas y pickles artesanales, miel y productos apícolas terapéuticos, quesos, vinos, y productos de repostería.