Gabino, el grande

gabinoEl nos dedicó una canción que hemos incorporado a nuestra identidad como sanduceros y nosotros conservamos nada más ni nada menos que su guitarra: Gabino Ezeiza, el último gran payador rioplatense.

 Gabino “El Negro” Ezeiza  fue el más famoso rioplatense en el arte de payar, tanto en su tierra argentina como el Uruguay. Varias veces llegó a Paysandú, donde sus presentaciones eran promocionadas con mucha anticipación y generalmente las entradas resultaban agotadas.

Nacido en el barrio de San Telmo (Buenos Aires) el 3 de febrero de 1858, fue de cuna muy humilde y llegó a tener popularidad por su dedicación total a la obra de versificar, guitarrear, payar y componer canciones, que casi siempre fueron estrenadas por él mismo.

Se estima que su composición poética con largueza el medio millar de obras, entre las que se recuerdan siempre Heroica Paysandú, Salve y Libertador. Se recuerda siempre en los libros que tratan sobre el tema de las payadas, la que sostuvo con Nemesio Trejo, que duró tres días y otra del año 1891, en el teatro Florida, con el mismo contendor.

Otra de sus payadas memorables fue la que tuvo por escenario un teatro de Pergamino (Buenos Aires) con el no menos célebre Pablo J. Vázquez, en el año 1894.
Además de recorrer los pueblos del interior con su arte y su guitarra, lo hizo también con un circo de su propiedad, el llamado “Pabellón Argentino” que perdió en un incendio en el año 1893. Grabó discos, algunos con acompañamiento de Manuel Campoamor en piano, célebre compositor del tango “La Cara de la Luna”, y recopiló sus versos en el folleto “Cantos a la Patria”.

Tanto Gardel como Razzano lo conocieron en los comités políticos de principios de siglo, como a casi todos los payadores de aquel tiempo, y ese conocimiento se hizo trato amigo en la rueda del popular “Café de los Angelitos”. A su muerte el dúo en su homenaje cantó “Heroico Paysandú” que años después llevó al disco y reproducimos en este artículo.

Virtud intransferible e innata

El contrapunto entre dos payadores famosos pasó a constituir un espectáculo en sí mismo. Aunque una payada corta insumía cuatro o cinco horas, podían durar hasta un día y medio o dos y quedaba concluida cuando uno de los payadores reconocía que había sido superado o el jurado la interrumpía porque consideraba abrumadora la superioridad de uno sobre otro.

Era el  tiempo de las payadas memorables, cuando los seguidores de cada artista forman bandos opuestos y hacen fuertes apuestas por dinero. En un marco de formalidad se nombran jurados y hasta podía suceder que se firmara un documento por representantes de ambas partes, como se hizo en la payada sostenida por Gabino Ezeiza y Pablo Vázquez en 1894 en Pergamino (Argentina). Ahí se establecieron las reglas a seguir y se determinó el premio: un diploma de honor que ganó Gabino.

Para payar es necesario tener reflejos rápidos y saber responder con rapidez y precisión, además de la capacidad de abordar temas tan distintos como el amor, la mujer, la flora, la geografía, los astros, la historia, las batallas, la religión, la política. En fin, todo lo imaginable.

Como todo buen payador, Gabino Ezeiza poseía una virtud intransferible e innata y solía ser dueño de reflexiones casi filosóficas en el breve instante en que su pensamiento se las dictaba.  Se ha sostenido que tenía una facilidad estupenda, increíble para hacer versos. Los improvisaba y como tenía un oído privilegiado para la medida, la cadencia y la rima, le salían sonoros.

 Críticos españoles han dicho de su poesía que fue la del bardo errante y vagabundo, que iba con su guitarra de rancho en rancho, y de pulpería en pulpería, glosando los acontecimientos más notables, recordando los mejores hechos de los hombres notables.

Hijo del pueblo y entre el pueblo criado, se identificó con el paisano, con el hombre del pueblo, cantando sus cuitas y sus alegrías, sus esperanzas y sus anhelos. Fue hombre del radicalismo incipiente y falleció en el barrio de Flores el 12 de octubre de 1916.

El origen del saludo a Paysandú

Sus contrapuntos se hicieron famosos y, especialmente se recuerda el sostenido en nuestro país con el mentado cantor oriental Juan de Navas al que rodeaba una aureola de prestigio, conquistada en muchos entreveros difíciles de los que supo salir airoso.  Corría el año 1884 cuando tuvo lugar este verdadero duelo, en una cancha de frontón en las cercanías de la actual Plaza de los Treinta y Tres Orientales, en Montevideo.

El encuentro fue presenciado por uno de los auditorios más numerosos que se recuerdan en el Uruguay y ante el estado adverso del público oriental luego de haber derrotado a Navas, Gabino improvisó allí la que sería la célebre canción “Heroico Paysandú”.

El público estaba furioso y entonces Gabino, rápido de reflejos, improvisó esa loa y terminó cosechando una ovación.

Desde entonces “Heroico Paysandú”, también conocido popularmente como “Saludo a Paysandú”, se ha convertido en una letra que todos los sanduceros hemos escuchado alguna vez y que generalmente asociamos como algo propio de nuestra identidad.

Bien lo sabía Gabino, aquel moreno de pelo mota, labios gruesos y porte señorial, considerado como el último gran payador rioplatense, que visitó Paysandú en más de una oportunidad y de quien los sanduceros conservamos en el Museo de la Tradición nada más ni nada menos que su guitarra.

En Argentina y Uruguay se celebra el 23 de julio –23 de octubre el Día del Payador por haberse realizado en esa fecha, en Montevideo la payada entre Juan Nava y Gabino Ezeiza en el año 1884.

Al igual que quienes relataban las epopeyas griegas y  los trovadores y juglares castellanos, los payadores criollos fueron muy útiles durante las guerras de la independencia y también colaboraron en la trasmisión oral de información de una generación a otra. Hoy, los verdaderos duelos a contrapunto han pasado a ser parte de una historia colectiva que merece no ser olvidada.

Anuncios

2 comentarios en “Gabino, el grande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s