Cianobacterias, problema verde

 En Uruguay, como en todo el mundo, la problemática de las floraciones de cianobacterias o también llamadas “algas verdeazuladas” tóxicas afecta diversos cursos de agua, particularmente en el verano. Tiempo atrás expertos de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República advirtieron que si no se controla la contaminación del agua, en un futuro cercano podrían detectarse toxinas (provenientes de las cianobacterias) en los acuíferos, que comprometerían la potabilidad.

Las cianobacterias están por casi todos los ambientes acuáticos urbanos y suburbanos, así como cuencas que son productivas donde proliferan con éxito. Una de las razones principales de su éxito de expansión y supervivencia es la eutrofización del agua debido a la actividad humana: el aumento de nutrientes en las aguas se asocia históricamente con las prácticas agrícolas.

Esta realidad, que los científicos vienen investigando desde hace cierto tiempo, no era hasta hace muy poco tenida en cuenta por las autoridades públicas. Las floraciones algales, si bien muy conocido para las comunidades litoraleñas, sencillamente no estaban en la agenda. La situación tuvo un cambio luego que una concentración de algas provocara mal olor y sabor en el agua que OSE suministra en Montevideo el año pasado.

En los últimos días el prosecretario de la Presidencia de la República, Diego Cánepa, y el director nacional de Medio Ambiente, Jorge Rucks, señalaron que este tema recurrente en los embalses y ríos del país preocupa al gobierno y está siendo estudiado. En este marco, están siendo analizados los caminos a tomar para revertir la situación y se esperan los estudios de impacto ambiental más profundos, según informaron las autoridades.

Las declaraciones de los dos altos funcionarios fueron realizadas en el marco de la celebración de los cinco años de la creación del Sistema Nacional de Respuesta al Cambio Climático y la Variabilidad. Allí el director nacional de Medio Ambiente, dijo que la situación de las floraciones algales puede considerarse grave “sólo en términos puntuales” si se piensa en los embalses” y que, por ejemplo, la situación del río Negro está siendo comparada con otros casos similares que ocurren como consecuencia de las actividades agropecuarias, industriales o de desarrollo humano.

Ya era hora de tomar muy en serio el tema. Es de esperar ahora que los estudios avancen comprendiendo otras regiones del país, como el río Uruguay, y que, paralelamente, a los diagnósticos pueda avanzarse también en la adopción de medidas preventivas y correctivas que, además de decisiones políticas seguramente exigirán grandes inversiones estatales que, sin embargo, son necesarias en aras de la tranquilidad y salud de la población puesto que la evidencia indica que las cinaobacterias están para quedarse.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s