Un puente de cien años, que tuvo su festejo

puente de tablas rio queguayA impulso de la Escuela Nº17 de Piñera, la comunidad de la zona celebraró el 1 de diciembre de 2013 los 100 años del puente de tablas existente sobre el río Queguay con un acto en el que habrá espectáculos musicales así como otras actividades que han sido planificadas con apoyo del Municipio de Guichón y la Comisión Fomento de la Escuela.
El puente, construido hace un siglo para unir a las comunidades de Cuchilla del Fuego y Piñera, significó un cambio sustancial para la primera de ellas a efectos de sacar la producción de la zona hasta la estación del tren en Piñera, que en ese entonces se llamaba Villa Elisa.
“Tomamos contacto con la historia del puente y los pobladores de aquella época a través del libro ‘Historias de Villa Elisa’ del maestro José María Firpo, cuyo nombre lleva la Escuela Nº17 de Piñera”, comentó la maestra Adela Scartaccini, docente de ciclo básico del Centro Integrado que funciona en la Escuela Nº17, que tiene 33 alumnos en Secundaria y 16 en Primaria.
“Después de muchos años de editado, los alumnos de la escuela leyeron el libro, del cual nos fueron donados varios ejemplares por la Editorial Cal y Canto ya que no está a la venta. En base a eso, los niños y adolescentes de la institución hicieron una investigación para conocer más la historia de la zona y su puente”, explicó.
HISTORIA DEL PUENTE
La construcción del puente, con una extensión de aproximadamente 40 metros, se inició en 1911 y en 1912 una creciente lo destruyó. Se terminó de construir en 1913 con tablas de curupay.
En las inmediaciones vivía un “puentero”, funcionario del MTOP que “bajaba la baranda del puente cuando venían las famosas crecientes del Queguay. Se utilizaba mucho para llegar hasta Piñera y embarcar la lana y las tropas en la estación del tren en Piñera”, relató la maestra.
Por su parte, la directora de la Escuela Nº17, maestra Rosa Rodríguez, dijo que el centro educativo está muy interesado en rescatar la historia de estas comunidades y recuperar las vivencias y testimonios de época que pueden haberse transmitido por tradición oral .

Artículo publicado originalmente en El Telégrafo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s