Otorgaron Honoris Causa a Daniel Vidart

daniel vidartEl Consejo Directivo Central de la Universidad de la República resolvió, a iniciativa del Centro Universitario de Paysandú (CUP), otorgar el título de Doctor Honoris Causa al antropólogo, escritor, docente e investigador sanducero Daniel Darío Vidart Bartzábal. La ceremonia de entrega aun no tiene fecha, de acuerdo a lo informado por la Universidad.

Vidart nació en Paysandú el 7 de octubre de 1920. Cursó estudios de derecho y ciencias sociales en la Universidad de la República, y de ingeniería en la Universidad Nacional de Colombia. Fue catedrático de Antropología de la Universidad de la República entre 1985 y 1988 y profesor de Sociología Nacional y Sociología General del Instituto de Profesores Artigas, entre 1967 y 1972. Es Profesor ad Honorem y Perpetuum de la Universidad Nacional de Colombia (1985), miembro de la Cátedra UNESCO de Derechos Humanos de la Udelar (2003), y académico de la Real Academia Gallega (1963).

Vidarte ha recibido múltiples reconocimientos, entre ellos los premios Morosoli y Bartolomé Hidalgo en 1996, y el Morosoli de Oro en 2000. En 2007, junto a su colega y amigo Renzo Pi Hugarte, fueron declarados Ciudadanos Ilustres de la ciudad de Montevideo, y desde 2009 es miembro de número de la Academia Nacional de Letras.

En la fundamentación de su propuesta, la comisión directiva del CUP recordó que «pocos ámbitos disciplinares han quedado fuera de su órbita de interés». Carlos Real de Azúa en Antología del ensayo uruguayo contemporáneo (1964) dijo sobre Vidart: “la antropología cultural, la geografía, la sociología, la arqueología, la etnografía, forman el núcleo de los intereses y las inquietudes de Daniel Vidart”. “Si a esta multiplicidad se suman otras circunstancias: la del carácter autodidacta de la rica formación de Vidart, la de no haber alcanzado este autor su suficiencia a través del cursus honorum de una línea universitaria; la de ser inseparables su temática científica y una expresión clara (y a veces ambiciosamente) literaria, es fácil comprender que su caracterización (sino ardua) puede ser controvertida y sin duda lo será”.

Uno de sus temas predilectos que ha tratado y aun continúa estudiando, es el de la conformación de nuestra identidad uruguayo-oriental, desde varios ángulos: la historia de los charrúas, los guaraníes, el gaucho, las corrientes migratorias, la negritud, el tango, el mate.

A este respecto, señalaba Real de Azúa que “en lo que al aspecto científico es atañedero sus técnicas y disciplinas son las que se mencionaban. Sus temas predilectos (una predilección en la que parece importante su crecimiento en el interior sanducero) son los de la antropología cultural del país y de Iberoamérica, la vida rural y sus estructuras, instituciones y costumbres, los aportes extranjeros que formaron nuestra nacionalidad o las predilecciones populares, sean ellas el mate, el juego o el tango”.

Sobre sus orígenes, de donde emanan sus intereses y su formación autodidacta, el mismo Daniel Vidart expresa: “Tengo la suerte, yo la llamo así, la ocasión, de haber conocido bien el campo, sobre todo el campo ganadero, y la ciudad. […] Yo me defino siempre como un paisano con lectura”.

Pero este autodidactismo no ha significado ni simplismo ni falta de rigurosidad en el estudio, ni a la hora de ejercer sus múltiples facetas. Es así que, en entrevista realizada en julio de 2009, sobre su profesión de antropólogo expresó que “en antropología los juicios de valor no existen; hay juicios de realidad. Esa es la gran condición que tenemos que asumir los antropólogos, tratar de entender. Ni aplaudir, ni censurar de entrada, porque las culturas son muy distintas”.

En su rol de académico, ensayista y antropólogo ha instalado varias polémicas entre universitarios y el pueblo en general. La última, su visión histórico-antropológica de quienes tuvieron mayor influencia, quiénes eran (o son) los charrúas y los guaraníes de la Banda Oriental.

“Algunas cuestiones que lo definen como ser humano, es su capacidad de trabajar y producir, su ánimo ante las adversidades y su inquebrantable espíritu de lucha, seguramente una mezcla heredada de sus antepasados -aquellos vascos que bajaron de los barcos-, y de la sangre indígena que corre por sus venas. De José Gervasio Artigas, de quien es descendiente directo, seguramente lleva impregnado en sus genes la capacidad empática de siempre estar del lado de los más débiles y de los más desposeídos”, señala la fundamentación para el otorgamiento de la distinción que le será realizada por la Universidad.

Becas de Fundación Chamangá

ImagenHasta el 30 de agosto está abierto el período para que jóvenes de entre 18 y 30 años puedan postularse para obtener becas de la Fundación Chamangá para al edición 2014, que anualmente benefician a 30 estudiantes uruguayos para realizar estudios relacionados a su vocación en áreas técnicas, artesanales, científicas y profesionales que aporten al desarrollo social, cultural y económico del país.

La secretaria ejecutiva de la Fundación Chamangá, sicóloga Alejandra Bértola, informó que se trata de una beca “bastante personalizada”, que aporta acompañamiento al becario quien, a su vez, debe realizar tareas comunitarias en un régimen de cuatro horas semanales.

“Nosotros hacemos mucho énfasis en todo lo que es el seguimiento académico. El becario que recibe la beca de Chamangá cuenta con un tutor que lo acompaña durante todo el año de su formación. A su vez hay un equipo técnico integrado por una sicóloga y una trabajadora social, que van haciendo el acompañamiento de este joven que está estudiando en Montevideo o en distintos centros educativos del país”, explicó Bértola en una conferencia de prensa realizada en Casa Joven, de la Secretaría de la Juventud de la Intendencia Departamental de Paysandú, en la que participaron el responsable de dicha Secretaría, Luis Dorfman, la funcionaria Virginia Pérez, el referente del Programa Impulsa, Manuel Uzal, y las becarias Anastasia Kautz, Victoria Grecco y Melisa Benítez.

El programa de becas de la Fundación Chamangá brinda “apoyo económico y seguimiento educativo y social a 30 becarios entre unos 500 o 600 solicitantes cada año”.

Los aspirantes deben “aportar pruebas de su vocación” y “demostrar dificultades económicas o familiares para continuar con los estudios”, así como “ser ciudadanos uruguayos residentes en el país”.

El aporte económico de la beca es de entre 5.000 a 7.500 pesos por mes durante un año, existiendo la posibilidad de renovar la beca por dos años.

Las becarias participantes en la conferencia manifestaron agradecimiento y satisfacción respecto a la oportunidad brindada por Fundación Chamangá. Anastasia Kautz, sanducera que cursa segundo año de Medicina en Montevideo dijo que puede continuar sus estudios “gracias a la beca” y señaló que conoció la existencia de esta posibilidad de financiar estudios durante la Expo Educa que se realizó en Paysandú en 2011.

Melisa Benítez, en cambio se enteró de la existencia de esta beca a través de una amiga y pensó que sería una buena oportunidad para continuar sus estudios de Profesorado de Química en el Centro Regional de Profesores del Litoral (Salto). “Comencé mis estudios en el Instituto de Formación Docente de Paysandú en la modalidad semipresencial pero costear los pasajes para las instancias presenciales era un gran sacrificio, además que se complicaba bastante para las prácticas en laboratorio que son importantes en esta carrera”, dijo. La opción de irse a estudiar a Salto, donde los cursos son enteramente presenciales, fue posible gracias a la beca, a la que calificó como “un privilegio”.

Les digo a los jóvenes que están indecisos en cuanto a presentarse a la beca que no pierden nada por intentarlo y que en lo personal pude iniciar mis estudios presenciales gracias a la beca”, agregó la estudiante, quien espera titularse el próximo año.

Victoria Grecco, estudiante de la Licenciatura en Educación Física en Paysandú y oriunda de Young, se enteró de la beca a través de un correo de Antel y resolvió inscribirse para poder terminar el cuarto año de la referida licenciatura. “Convoco a los jóvenes para que se presenten porque es una ayuda económica y afectiva”, dijo.

Finalmente, la secretaria Bértola agradeció a la Secretaría de la Juventud por su colaboración con la promoción de las becas, y explicó que los formularios se encuentran disponibles en las oficinas de la Juventud de las intendencias (en Paysandú en Casa Joven: Lucas Píriz 1425), en los Centros MEC o en el sito web as, . El interesado debe llenar este formulario en forma manuscrita y enviarlo, junto a una carta de presentación, a Fundación Chamangá: Canelones 1198, Código Postal 11 100, Montevideo, antes del 30 de agosto.