Microfinanzas, instrumento necesario

Según un estudio realizado en 2011 por la Corporación Andina de Fomento – Banco de Desarrollo de América Latina, la fracción de familias cuyo ingreso principal proviene de una microempresa alcanzaba el 19,76% para nuestro país, y el promedio para América Latina ascendía a 24,47%.

En la misma investigación, se menciona que la fracción de microempresarios cuyo crédito más importante es formal es de 19,66% en Uruguay, mientras que el promedio para América Latina era de 14,02% (para los mismos países). Entonces, resulta claro la relevancia del sector de las micro y pequeñas empresas en el país y de cómo la inclusión financiera a través de las microfinanzas presenta potenciales resultados positivos para la sociedad uruguaya en su conjunto.

Se entiende por microfinanzas son el conjunto de actividades orientadas a la prestación de servicios financieros y no financieros complementarios, para atender a la población de escasos recursos que ha sido excluida del sistema financiero tradicional.

Las microfinanzas pretenden ser un servicio integral para impulsar la creación y el desarrollo de pequeñas actividades productivas, ya que no sólo están constituidas por productos financieros, sino que incluyen servicios complementarios como son los servicios asistencia técnica y capacitación empresarial.

Según un informe sobre el tema, divulgado por AEBU, si bien se encuentran diferencias en cuanto al desarrollo de las microfinanzas en los distintos departamentos del país, pueden detectarse ciertos aspectos generales que caracterizan a los demandantes de servicios de microfinanzas, ya sea microcréditos o servicios complementarios.

Fundamentalmente, se trata de microempresarios o emprendedores que manifiestan la intención de solucionar algún aspecto de su negocio, o de comenzar un negocio, que no cuentan con los requisitos básicos para acceder a créditos bancarios, generalmente, por ser informales, por no contar con la antigüedad o garantía solicitadas.

La mayoría de los individuos no interactúan con el sistema bancario tradicional pero sí han accedido a créditos al consumo alguna vez, lo cual implica financiarse a tasas mayores que a las que podrían acceder en la banca. Algunos microempresarios que tienen la posibilidad de acceder a créditos de la banca tradicional terminan solicitando créditos de alguna institución financiera o de fondos públicos porque requieren menos trámites y se otorgan en menor tiempo.

Un dato interesante es que muchos emprendedores del país financian su producción con créditos al consumo de baja calidad, recurriendo a créditos con tasas de interés que se sitúan entre el 50% y 103% anual, mucho mayores a la rentabilidad de su negocio. Otros microempresarios se acercan a los referentes regionales – las int

endencias o agencias de desarrollo – expresamente en busca de asistencia técnica o talleres de capacitación (en varios departamentos, este es el motivo principal por el que consultan los microempresarios), y no tanto por necesidades de crédito.

Por su parte, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto de la Presidencia de la República desarrolla un Programa de Microfinanzas para el Desarrollo Productivo. El mismo promueve el desarrollo integral de las micro y pequeñas empresas, facilita el acceso a créditos bajo interés y mejora las capacidades de gestión de los emprendimientos.

Hasta el año 2011 financió a 7.433 emprendedores y un dato interesante es que los créditos se diseñan en función de los ciclos productivos e incluyen instancias de capacitación y asesoramiento de los emprendedores.

Por ejemplo en el caso de créditos a productores hortícolas se toman en cuenta que los períodos de cosecha. Este año el programa de la OPP procura consolidar nuevos instrumentos financieros: microfactoring, microleasing, vehículos de ahorro, microseguros. Además desarrolla fideicomisos de garantía y esquemas especiales para productores hortícolas, lecheros, avícolas y cooperativas.

En definitiva, se trata de nuevos instrumentos que son sumamentes necesario para un sector de la población económicamente activa que a través de pequeños emprendimientos genera puestos de trabajo y mejora su calidad de vida.

Foto vía morguefile.com

Huella ambiental

El Día Mundial del Medio Ambiente fue presentado un programa de desarrollo sustentable llamado “Mi mundo”, que se podrá utilizar en las escuelas y propone acercar a los niños, de una manera práctica, vivencial y entretenida, al problema del deterioro del medio ambiente y las soluciones de mitigación que se están ensayando a nivel mundial, a través del concepto de Huella Ambiental.

La iniciativa fue creada y ejecutada por la ONG Repapel, con el apoyo de Petrobras y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y en agosto se realizará el lanzamiento del portal en Internet que comprenderá este programa educativo.

La huella ambiental, también llamada “huella ecológica” de una persona o un grupo de personas, organización, ciudad o país es una magnitud que transmite cuántos recursos naturales, son necesarios para sostener determinados niveles de consumo y de generación de residuos (sólidos, líquidos y gaseosos). La unidad más empleada para determinar y expresar la huella ambiental, es la hectárea por persona por año.

En 2011, Repapel realizó un plan piloto en 4 escuelas públicas de Montevideo, que incluyó diferentes instancias educativas que monitoreaban y asistían el trabajo de los niños y maestros, que obtuvieron grandes logros en cada una de las etapas y alcanzaron a ejecutar el plan de reducción. Algunas de las medidas que se aplicaron fueron campañas de comunicación interna para concientizar, arreglo de cañerías, instalación de sensores de movimiento, canillas de auto corte, instalación de cisternas de doble descarga, mejora de cerramientos de las aberturas.

El programa educativo estará comprendido enteramente en una plataforma web que tendrá todos los recursos necesarios para llevar a cabo el programa desde cualquier escuela o centro educativo. También albergará recursos adicionales vinculados a la temática como un juego interactivo de estrategia, fichas de estudio y calculador de huella individual para que cualquiera pueda calcular su huella y encontrar soluciones para mitigar los problemas ambientales que lo rodean.

Se trata de una buena iniciativa en un tema en que no siempre resulta fácil hacer ver los impactos de nuestra actividad cotidiana en el ambiente y los recursos naturales que se consumen o afectan al hacer cosas del día a día. Cuidar el ambiente es algo que se aprende y se enseña. Deberíamos recordarlo.

Estudiantes uruguayos ganaron premio de la NASA

 Cinco estudiantes uruguayos cosecharon el tercer premio en el concurso científico anual organizado por la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), por la presentación de un novedoso prototipo de base lunar.

El grupo de jóvenes, que ganaron ocho premios entre 2007 y 2009 inclusive, está ahora integrado por estudiantes del Consejo de Educación Técnico Profesional, la Universidad de la República y la ORT, quienes viajaron a Estados Unidos acompañados por sus docentes tutores. Los jóvenes, que trabajaron en alianza con sus pares de la Universidad Clarkson, son Lucía Borche, María Gimena Rosas, Pablo Acosta, Mathías Sena y Maximiliano Perera.

Cabe consignar que los estudiantes superaron en competencia a alumnos de la Universidad de Harvard y de otros centros educativos extranjeros, lo cual demuestra su trabajo, dedicación y también la alta idoneidad técnica del equipo docente que los dirigió.

Los jóvenes se trasladaron a Estados Unidos gracias al aporte del Ministerio de Educación y Cultura -que financió el costo de los pasajes- y al valioso apoyo logístico del Grupo Tricentenario, que permitió la ejecución del proyecto.

EDIFICIOS, TRANSPORTE Y COMUNICACIONES

El profesor Renzo Ghio (UTU) y los arquitectos Adela Giménez y Giorgio Gaviraghi, quienes tienen a su cargo el pilotaje del proyecto, destacaron que “estos jóvenes han superado las fronteras y las divisiones de la técnica y la ciencia, trabajando en forma conjunta, para desarrollar proyectos que permitan una inserción global a Uruguay”.

Bajo la consigna “Hacemos creaciones para el espacio que mejoren la vida en la Tierra”, los alumnos generaron ideas y proyectos, como edificios sustentables y sistemas de transporte y comunicaciones, que coadyuven al avance de las actividades humanas en nuestro país, asumiendo los grandes desafíos en materia de innovación tecnológica que impone el tercer milenio.

El profesor Renzo Ghio, que es uno de los docentes referentes que orienta a los estudiantes, explicó que el proyecto tiene un doble propósito: desarrollar ambientes sustentables en el espacio y – lo que es más importante- proyectar la convivencia en nuestro planeta en los próximos 100 años.

Al respecto, el educador precisó que el proyecto consiste en la construcción de una estación lunar subterránea, que contempla las diversas variaciones de la temperatura y condiciones de habitabilidad.

En esta oportunidad, los alumnos han resuelto en forma más avanzada el proyecto de base lunar, superando la propuesta anterior presentada por nuestro país en 2009”, explicó.

DESDE 2007

Ghio recordó que los primeros trabajos se realizaron en 2007, en el Liceo Nº 4 de Maldonado, con la participación de estudiantes del Consejo de Educación Técnico Profesional. “En el primer proyecto de base lunar, integramos incluso a chicos en situación de riesgo social en trabajos de soldadura, con el propósito que aprendieran y se desarrollaran”.

Posteriormente, se presentaron otras experiencias de creación científica, como un avión que funciona mediante rayos láser y sin combustible, y un planeta artificial para albergar a 90 millones de habitantes en el Cinturón de Kuyper, situado en los límites externos del sistema solar.

El docente valoró la intrínseca relación entre el aprendizaje científico, el uso de las tecnologías contemporáneas y la formación humanista. Esto es a lo que los muchachos pudieron acceder participando en estos trabajos”, afirmó.

Finalmente, el Profesor Renzo Ghio destacó el alto valor pedagógico de esta experiencia, que permitió a los chicos revalorizar sus saberes. “Cuando empiezan a crear y se percatan de la importancia que tienen los conocimientos, le otorgan el debido valor a la educación que han recibido. Además, se conocen, se integran y tienen la posibilidad de relacionarse fuertemente”

Un tema que no está en la agenda

ImagenLa explotación sexual de niños y adolescentes, así como la trata de personas son temas muy complejos en los que Uruguay ha tenidos algunos avances aunque “falta mucho todavía” y apenas se denuncian unos 40 casos por año.

La falta de espacios concretos de atención así como una mayor capacitación en ámbitos educativos y de la salud para la identificación de casos son necesidades inminentes aunque el tema “no está en la agenda política, social o gubernamental”, dijeron Luis Pourtscher, presidente del Comité Nacional para la Erradicación de la Explotación Sexual Comercial y No Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes y Cristina Prego, técnica de la misma institución. Seguir leyendo