Refugio La Heroica, amparo las 24 horas

Con 24 personas utilizando sus servicios y un ágape preparado ellas y la responsable del taller de cocina, fue inaugurado oficialmente el Refugio de 24 horas “La Heroica”, ubicado en calle Sarandí casi Zorrilla de San Martín. Sin embargo desde noviembre, cuando escribí el artículo que comparto a continuación, está funcionando bajo esa modalidad.

Las personas entrevistadas seguramente no son las mismas que hoy están en el refugio -deseo fervientemente que no lo sean porque si lo fueran eso quiere decir que aún no han podido superar las causas que los llevaron al refugio aquella vez–, pero el lugar, su personal, entorno y razón de existir permanecen incambiados.

La puerta no tiene timbre ni llamador. Había uno pero era de bronce y se lo robaron. No obstante, apenas alguien llama es abierta rápidamente. Al ingresar todo huele a limpio y lo que era una vieja casona se nota bien mantenida, ordenada y agradable.
Algunos sillones a los que se adivina distinta procedencia y edad, seguramente donados por personas que los cambiaron por otros nuevos, una mesa circular con seis sillas y arreglo floral producto de la manualidad de alguna de las mujeres que ha pasado por allí definen la sala principal a la que dan las oficinas y algunos de los dormitorios. La vista se va hacia un acogedor rincón con alfombra, muchas muñecas y peluches, el sueño de cualquier niña o niño pequeño.

Seguramente es una casa muy diferente a la nuestra pero, de alguna forma, es un hogar. Y ofrece mucho más que techo y comida a personas que se encuentran entre los más vulnerables de nuestra sociedad: mujeres, niños, jóvenes y ancianos víctimas de violencia doméstica, personas que han sido dadas de alta de la sala de cirugía del Hospital y no tienen dónde quedarse, ya sea porque viven en el campo o están desamparados en la ciudad.

Gente que diariamente es discriminada o considerada paria de la sociedad: seropositivos, personas con problemas siquiátricos, ex presidiarios en busca de una nueva oportunidad.
Todos llegan al Refugio La Heroica, ubicado en Sarandí casi Zorrilla de San Martín, con pocas o ninguna pertenencia y la pesada mochila de su propia historia personal.

Sigue leyendo

Anuncios