Río Uruguay

Preocupación litoraleña

“Siempre hubo fríos intensos y grandes heladas en el invierno y los peces no se morían. Algo debe haber cambiado para que ahora lo hagan”, me dijo una persona mayor en una conversación sobre las mortandades del río Uruguay durante el invierno pasado. Todas fueron adjudicadas por la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) a las bajas temperaturas.

Desde julio de 2010 y en reiteradas oportunidades durante el invieron aparecieron miles de peces muertos en las orillas del río Uruguay, lo que ha sido explicado por las autoridades como provocado por las bajas temperaturas en la medida que éstas cambian su metabolismo, haciendo que dejen de alimentarse. A la vez, sufren una baja de defensas que hacen que sean atacados por bacterias oportunistas que en buen estado de salud no les harían daño pero en las situaciones actuales pueden llegar a provocarles la muerte.

Sólo en el mes de julio la Comisión Administradora del Río Uruguay detectó la muerte de unos 23.000 peces pero en la última semana el fenómeno se ha venido repitiendo en lugares como el lago de Salto Grande, Paysandú, Concordia y Gualeguaychú.

Como ha sido informado por la Caru y documentado en diversas fotografías, los peces más afectados son ejemplares juveniles de varias especies, tales como sábalo, dientudo, patí, manduví, bagre, tararira y armado común.

El tema llama la atención y preocupa a las comunidades litoraleñas, especialmente porque durante la última semana las temperaturas han sido benignas e igualmente siguen apareciendo peces muertos en distintos lugares del río.

En tanto, hubo diferentes opiniones respecto a cuál puede ser el impacto de estas mortandades en la fauna íctica. En este sentido, mientras algunos han señalado que se trata de un fenómeno normal que ya se ha registrado en otras ocasiones sin graves impactos, hay quienes opinan que las consecuencias de estas mortandades repercutirán en los ciclos de reproducción y la población de estas especies a corto y mediano plazo.

De ser así, y atendiendo también a la existencia en la región de prácticas depredatorias mediante la utilización de insumos de pesca no autorizados que igualmente son utilizados, es justificada la preocupación existente.

En este sentido, corresponde que las autoridades con competencia en el tema estudien y expliquen claramente qué está ocurriendo y, por otra parte, los organismos responsables del contralor actúen como corresponde para proteger del vandalismo a uno de los recursos más importantes del río: sus peces.

Anuncios

1 thought on “Preocupación litoraleña”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s