Estiman en más de 23.000 los peces muertos en el río Uruguay; Caru lo adjudica al frío

En menos de un mes se contabilizó la muerte de aproximadamente 23.600 peces en diferentes localidades del río Uruguay, tales como las argentinas de Ñandubaysal, Puerto Luis y Federación y las uruguayas de los balnearios La Concordia, Las Brisas y Paysandú. Los mayores impactos se registraron en la zona del balnerario La Concordia (Soriano), donde se estimaron en 10.000 los peces afectados y en Ñandubaysal (Gualeguaychú) donde murieron otros 12.000.

La Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) se refirió oficialmente a estas mortandades, que involucran a ejemplares de varias especies, tales como sábalo, dientudo, patí, manduví, bagre, tararira y armado común, con predominio de peces juveniles. Explicó el organismo que las denuncias recibidas de eventos de mortandad, en los cuales “se han tomado muestras tanto del agua como de los peces, según fecha, localidad y magnitud del evento” son, en la costa argentina, el balneario Ñandubaysal (Gualeguaychú) donde a la mortandad del 19 de julio –estimada en unos 300 ejemplares– se sumó una mayor el 10 de agosto, cuando se encontraron unos 12.000 peces muertos; la localidad de Puerto Luis (Embalse de Salto Grande), donde fueron encontrados en similar situación otros 800 peces el 28 de julio y Federación, donde el 29 de julio se encontraron unos 150 ejemplares muertos.

En la costa uruguaya la mayor mortandad se registró el 21 de julio en el balneario La Concordia (Soriano), donde fueron detectados unos 10.000 peces. En tanto, el mismo día se estimó en 800 ejemplares afectados en el balnario Las Brisas (Nueva Palmira) y el 5 de agosto se hallaron otros 300 peces muertos en la zona aledaña al puente General Artigas, en Paysandú.

ANÁLISIS
La CARU informó que “todos estos episodios están siendo analizados a través del programa permanente de diagnóstico de mortandades de peces, que CARU desarrolla en cooperación con las Prefecturas Navales de Argentina y Uruguay y con los institutos de investigación pesquera de ambos países” y agregó que una vez que se cuente con los resultados de los análisis de laboratorio que se están realizando en muestras de agua y músculo de peces obtenidos, éstos serán publicados en la página web del organismo.
Según los informes preliminares sobre análisis morfológico de los peces, no se observaron alteraciones patológicas en los órganos de los peces que correspondieran a procesos infecto contagiosos y los peces en general estaban en buen estado.
Adicionalmente se observó -en casi todos los casos- que el tubo digestivo estaba vacío y la vesícula biliar llena, lo cual haría referencia a varios días de ayuno.
MUEREN POR BAJAS TEMPERATURAS
Los registros de los sensores de temperatura que CARU tiene instalados a lo largo del río han alcanzado valores mínimos de 7 u 8°C durante este invierno, niveles cercanos a los de tolerancia mínima de los peces. “La baja temperatura del agua se acentúa en arroyos afluentes o lagunas litorales, en los que por su poca profundidad las temperaturas pueden descender aún más que en el curso principal, y un hallazgo en el embalse o río aguas abajo de estas zonas puede deberse a la deriva de peces muertos o moribundos provenientes de ellas”, explicó el organismo.

Si bien CARU recomendó no comer peces en estas condiciones por razones sanitarias, no hay motivos para evitar el consumo de peces de río capturados vivos sin signos de deterioro.
“De manera preliminar, en base a lo expuesto y al hecho de que los eventos de mortandad ocurrieron en puntos distanciados entre sí distribuidos a lo largo de todo el tramo del río y con bastante coincidencia en el tiempo, se podría concluir que las bajas temperaturas reinantes durante gran parte del período mencionado junto con la presencia de juveniles en áreas costeras, las que generalmente son más someras y donde las temperaturas resultan más extremas, podrían haber sido nuevamente la razón para desencadenar estos sucesos de mortandad, de modo semejante a como ya ocurriera en el invierno del 2007”, informó la CARU.

Finalmente recomendó que en caso de identificar una mortandad de peces por encima de 100 individuos, se sugiere entrar en contacto con el destacamento de Prefectura más cercano a su localidad o comunicarse directamente con la Comisión Administradora del Río Uruguay.

Aqui el comunicado de Caru sobre el tema: comunicado-mortandad-CARU AGOSTO 2010

Anuncios

6 comentarios en “Estiman en más de 23.000 los peces muertos en el río Uruguay; Caru lo adjudica al frío

  1. maria dijo:

    para mi no es cosa de frio es por otra cosa soy palista y en estos ultimos tiempor no estubo tan baja la temperatura del agua!
    en mi casa el agua sale amarilla con usn gusto asqueroso
    y deberian analizarla por si tienen un virus o bacteria que este provocando esto

  2. Antonio Castro Izaguirre dijo:

    Cuando mueren los peces, de todos los tamaños, agregamos las aves, las tortugas y otros, ya no es problema de Tºs, sino de la pérdida de respuestas inmunitarias, entre ellas la regulación de la Tº corporal, debido fundamentalmente a los AGROTÓXICOS, que contaminan las aguas todas. ¿Las aves mueren por falta de oxígeno?, ¿Y las tortugas?, ¿Y las mulitas los peludos?. ¿Y los peces con las huevas resecas, que no pudieron ovular?, ¿también las ´´altas Tºs? No. Disfunción endócrina, también por los agrotóxicos. Seamos realistas: ¿Queremos PROGRE?…comámoslá, pero no nos llamemos al engaño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s