Última creciente no habría provocado grandes cambios en dragado del río Uruguay

La creciente que azotó el litoral a fines del año pasado no habría modificado en forma importante las profundidades del río Uruguay en la zona donde se desarrolla el dragado con miras a asegurar la navegabilidad hasta Paysandú.

Actualmente la Dirección Nacional de Hidrografía prepara un informe a partir de batimetrías realizadas en la zona a los efectos de medir la profundidad actual de los pasos principales. De dichos estudios se desprende que si bien algunas zonas resultaron afectadas con al acumulación de sedimentos no se trataría de una situación generalizada.
Como se recordará la inundación superó los nueve metros en el puerto local y como se estimaba que podían haber ocurrido cambios en la profundidad del lecho del río por la acción del arrastre de lodos y arena, fue necesario realizar una medición de profundidades para tener certeza sobre las situación de la zona y, eventualmente, las necesidades de trabajos adicionales para dejar el paso en la profundidad adecuada debido a nueva sedimentación o, si por el contrario, la corriente ejerció una acción positiva manteniendo limpia o incluso profundizando la zona.

Como es sabido, contar con una profundidad adecuada en el paso de Almirón es decisivo para la navegabilidad de la zona y la reactivación del puerto local apuntando fundamentalmente a la operativa de contenedores.

CONTINúA EL DRAGADO
En tanto, continúan las tareas de dragado por parte de la draga draga HD8, propiedad de la Dirección de Hidrografía del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, destinada a esta tarea en Paysandú.

De acuerdo a los plazos inicialmente previstos, el dragado debería haber quedado finalizado en 2009 pero varias veces, y por distintos motivos, la tarea fue detenida. Además de la creciente padecida en el litoral desde fines de noviembre de 2009 a principios de este año, hubo otras ocasiones que ameritaron un compás de espera para el dragado. A fines de 2008 una creciente que superó los 6 metros frente a la costa sanducera obligó también a la paralización de las tareas. En esa oportunidad la inundación tuvo consecuencias en el dragado y el paso de Almirón Chico –que había sido dragado en toda su longitud y la mitad del ancho– registró un depósito de material del orden del 6%, según lo informado en ese momento por la Dirección Nacional de Hidrografía.

En tanto, a mediados de 2009 y por más de dos meses las tareas de dragado fueron interrumpidas debido al aumento del caudal del río.

Este artículo lo escribí originalmente para El Telégrafo, donde fue publicado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s