Candidatos 2010: Daniel Arcieri

Vía Guiochóninfo

Con 43 años, Divar Daniel Arcieri Rodríguez (Partido Nacional) es el más joven de los candidatos a intendente en Paysandú. Es funcionario de la Comisión Técnico Mixta de Salto Grande y empresario. Afirma que siempre ha sido pésimo jugando al fútbol y muy bueno en el ajedrez, que carece de oído musical y que su practicidad para resolver situaciones y tomar decisiones es su principal habilidad.

Un muchacho de barrio

Su niñez transcurrió en el barrio Olímpico. “Mi casa estaba en una paralela a Mongrell entre Ituzaingó y 25 de Mayo donde toda la vida papá tuvo la casa y pegado a ella, la carpintería”.

“El barrio era un lugar muy lindo y tranquilo, de gente trabajadora y con muchos amigos. En aquella época había muchos ‘campitos’ donde jugábamos a la pelota. Yo era el peor del barrio jugando al fútbol”.

Concurrió a la Escuela Nº 2, a la que entró y salió llorando el primer día de clases. “A la entrada porque no quería quedarme y a la salida porque no quería irme”, recordó. La enseñanza media la cursó en UTU, donde estudió Electrotecnia, y el Liceo 1, donde culminó el Bachillerato Científico. En esa época fue gremialista estudiantil, siendo uno de los fundadores de la Corriente Gremial Estudiantil de Secundaria. A los 18 años se mudó a Montevideo a estudiar Ingeniería y allí fundó “Pay Patria”, que reunía a sanduceros radicados en Montevideo que militaban dentro de “Por la Patria”, el grupo en el cual se inició junto a Wilson Ferreira Aldunate. Luego de un año dejó la facultad al darse cuenta que su vocación era la política. “Pasaba más en el Palacio Legislativo que en la Universidad”, recuerda.

Su primera actividad laboral fue la de vendedor de ataúdes. “Mi padre fabricaba ataúdes en la carpintería y yo salía a vender en distintos puntos del país”. Luego, trabajó como secretario de Rubens Francolino durante el período en que fue diputado. Fue funcionario del Ministerio de Transporte y Obras Públicas y también edil.

Actualmente se desempeña como funcionario de la Comisión Técnico Mixta de Salto Grande como ayudante de electricista en la subestación ubicada en camino a San Javier. En el 2005 fundó una empresa en el rubro de reciclaje.

La familia, prioridad número uno

En cuanto a la familia, afirma que hoy es “lo número uno” en su vida. “El hogar es un ámbito de contención y el disfrutar de la familia, la esencia de la vida. Llegar a tu casa y que

te reciban tu mujer y tus hijos, que vengan los gurises corriendo a darte un beso, a jugar con vos, que tu esposa te cuente las cuestiones del día…disfrutar de eso es clave. Con Yasmín tenemos diez años de matrimonio y disfrutamos mucho de nuestros hijos”.

Al preguntarle si cocina, cede la palabra a su esposa y se ufana: “contále”, dice. “Pollo, ensaladas, asados”, dice ella, para luego agregar que es un padre siempre presente para sus hijos, a quienes fue el primero en bañar y cambiar pañales.

Afirma Arcieri que presenciar el nacimiento de sus hijos es algo que no su hubiera perdido “por nada”. Su hija Luisina, que ha permanecido jugando pero atenta a la conversación retoma el tema de la comida y agrega: “nos hace revueltos”.

Un tema sensible

La comida es para el candidato un tema sensible. Actualmente está en tratamiento y hace dieta. Ha bajado 30 kilos en tres meses. “Pesaba 123 kilos y espero llegar a los 84 para tratar de mantenerme el resto de mi vida por debajo de los 90 kilos. Hay gente que hace un tiempito no me había visto y se sorprende al verme más delgado. Tuve que cambiar toda la ropa”.

“Yo soy obeso y sé que el gordo interior va a existir toda la vida y me va a querer atrapar en cualquier descuido, así que no bajaré la guardia. Estudié mucho el tema de la obesidad. Sé lo que sufre el gordo y los sentimientos que genera la gordura. Por ejemplo, no encontraba ropa, era frustrante. Tomé la decisión de ser flaco y empecé a cambiar hábitos alimenticios, lo cual no es fácil. Estoy en un proceso de cambio porque lo creí necesario porque si bien estaba sano era cuestión de tiempo esperar a no estarlo”, agregó.

Paysandú y la política

Asegura que vive en Paysandú por elección y que años atrás prefirió viajar todos los días de lunes a viernes a Salto Grande, donde trabajaba, que quedarse a vivir allá toda la semana. “Tenía un trabajo en Salto y mi vida en Paysandú, incluso en ese momento era edil”·. “A veces iba en ómnibus y otras manejando yo. Vi muchos accidentes en la ruta. Por eso, con experiencia que te da el paso de los años y el haber conformado una familia, aprendí a mermar la velocidad. De hecho, una vez tuve un accidente del que salí totalmente ileso pero por unos segundos y centímetros de diferencia podía haber perdido la vida. Eso también contribuyó a que hoy sea un conductor más prudente”, afirma.

A Paysandú la define como su “ámbito” y asegura que siente un profundo arraigo. “Me gusta mi ciudad, percibo hasta un aroma especial de Paysandú. Es una cosa sentimental porque si uno se pone a pensar objetivamente, hay mucho para cambiar en Paysandú, por eso quiero ser intendente”, agrega.

Sostiene que está en política “por vocación” y que la sintió desde muy joven. “Sé que no voy a dejarla nunca. No estoy en política para tener un cargo y vanagloriarme del mismo o para simplemente cobrar un sueldo o pretender una jubilación mejor. Si quiero estar en un cargo es para ejercer lo que más me gusta: el hacer. Y eso quiero hacerlo en un departamento al que quiero, al que no cambiaría para vivir pero sí para mejorar”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s