Candidatos 2010: Ricardo Molinelli

Por Carol Guilleminot Coello 

Ricardo María Molinelli Rotundo es candidato a la Intendencia por el Partido Colorado. Tiene 65 años. Nació un día de Carnaval en un apartamento del edificio de El Chajá. Admite que su vida sería más tranquila si no estuviera en política pero afirma que el “sentimiento” por su partido y su responsabilidad en el cumplimiento de los compromisos asumidos son su principal motivación como hombre político. 

Cuando el centro era un barrio

“Nací en el apartamento de la confitería La Familia en el que vivíamos mientras el corso pasaba por 18 de Julio. Quien ayudó a mi madre en esa instancia fue la señora Elba Gualdoni de Pittier, que trabajaba con mi padre en El Chajá, donde era gerente”, comenta.

Cursó la Primaria en la Escuela Nº 8 y desde muy chico se vinculó a la Asociación Cristiana de Jóvenes.

En los campamentos de la ACJ aprendió a prender fuego, a cocinar, a lavar nuestros enseres y cosas “cosas que sirven para toda la vida pero a veces en la casa no se aprenden por sobreprotección de las madres. Yo tengo una hermana ocho años mayor y quizá por eso me habían criado casi como hijo único. Allí también tuvimos vivencias fundamentales sobre convivencia y solidaridad y nos enseñaron la responsabilidad de ser líder y de tratar siempre que el grupo que uno lideraba pudiera cumplir bien sus funciones, sus cometidos”.

Asegura que por aquellos años el centro “era un barrio más de Paysandú” y que tuvo “muy buenos vecinos, que nos apoyaron mucho cuando falleció mi madre. En ese momento yo tenía 14 años”.

Aquí para continuar leyendo:

…y los jóvenes no usaban jeans

Cursó Secundaria en el Liceo Departamental, donde hizo el preparatorio de Ciencias Económicas. “En esa época el centro de nuestra vida era el liceo y las amistades que teníamos ahí”. De esos años, mencionó también los bailes del Club Social en la época que no se usaban los vaqueros y “casi no se conseguían”. “Íbamos lo mejor arreglados posible, con una camisa, pantalón, un saco en invierno”, recuerda.

Su elección profesional estuvo influida por la figura del profesor Enrique López Lápiz, un ingeniero que también trabajaba en OSE y además de docente fue su primer en la política.

Ingresó a Facultad de Ciencias Económicas en 1963 y le costó mucho adaptarse a la vida capitalina. “En Paysandú uno conoce a la gente aunque no sean amigos y siempre hay un buen trato. En Montevideo se siente la soledad. Era un cambio difícil, especialmente porque se podía viajar menos que ahora”.

Siendo estudiante obtuvo su primer trabajo remunerado, llevando la contabilidad en una casa editorial. Luego ingresó a trabajar a Cervecería Uruguaya (Fábrica Nacional de Cerveza) donde se desempeñó en una unidad de costos hasta que se recibió. Los primeros sueldos los utilizó fundamentalmente para comprarse ropa y aumentar la vida social: “Empecé a salir un poco más, invité a salir a alguna novia y me di el gusto de comprar una motoneta Vespa, estaba encantado con ello”.

Trabajó en la azucarera Rausa (Canelones) y luego tras recibirse en 1971, regresó a Paysandú donde inicialmente trabajó con varias empresas como profesional independiente, entre ellas la Zapatería Mario Macri, Sandupay y Coleque. En  fue convocado por el arquitecto Walter Belvisi para sumarse al equipo de la Intendencia como contador municipal donde posteriormente fue secretario general. Más tarde fue diputado por Paysandú.

En lo cotidiano

Lo que me gusta de Paysandú es que “todos nos conocemos” y eso hace que uno “se sienta en su casa”. El otoño es su época del año preferida, sabe su signo zodiacal pero no cree en el horóscopo, aunque sí en Dios. “Yo me siento muy racionalista pero creo que la fe es importante. Uno busca siempre la lógica pero termina pensando que algo superior hay, incluso algo superior a Cristo”, dice.

Siempre practicó deporte, fundamentalmente fútbol, ciclismo y tenis. Este último es su opción en la actualidad cuando tiene tiempo para el ejercicio físico porque no le gusta el gimnasio.

En lo cotidiano, se “defiende” en la cocina y su especialidad son los asados, ensaladas o verduras al horno. En los ratos libres sale a andar en bicicleta o lee. En la televisión ve sólo programas periodísticos e informativos y reconoce que no se lleva con la informática.

A la vida no le pide otra cosa que “la unidad familiar” y “ver realizadas como personas” a sus hijas. “Espero que se eduquen, que puedan interesarse en aprender siempre y logren defenderse en la vida”.

Afirma que su mayor alegría es cuando “ellas me hacen una caricia”, “escriben alguna cosita para mí” o “veo que van superándose en su educación y con actitudes de solidaridad y compañerismo con gente que tiene dificultades”.

Admite que es difícil ser padre de adolescentes mujeres “más en mi caso que soy un poco mayor y quizá me he quedado un poco en otras épocas”.  “Soy un poco guardabosque, pero no tanto”, bromea.

La política

Afirma el candidato a intendente que está en política “por un sentimiento por mi partido”. Su actuación en la política local comenzó en forma intensiva a partir de 1985 y continúa en la actualidad porque “cuando uno ha adherido a algo que siente, tiene que mantenerlo”. “Mi vida sería más tranquila si no estuviera en política pero cuando uno asume responsabilidades y está convencido de que está tratando de haciendo un esfuerzo para hacer las cosas bien, tiene que mantener la actividad y cumplir”, afirma. 

Nota: una versión más corta de este artículo fue publicado en la revista Quinto Día, de El Telégrafo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s