Eructos contaminantes

Aunque pueda parecer insólito, algo tan natural como un eructo tiene consecuencias adversas para el bienestar del planeta, al contribuir al calentamiento global.

Claro está que no se trata de cualquier eructo sino principalmente el del ganado vacuno. 


 Muchas actividades que producen gases de efecto invernadero resultan hoy esenciales para la economía mundial y forman parte fundamental de la vida moderna. Las emisiones de estos gases –tales como dióxido de carbono, metano, óxidos nitrosos y gases industriales — comenzaron a aumentar drásticamente en el siglo XIX debido a la Revolución Industrial y los cambios en el uso de la tierra.

El dióxido de carbono (resultante principalmente de la quema de combustibles fósiles, la desforestación y los cambios en el uso de la tierra) es actualmente responsable de más del 60% del aumento del efecto invernadero. Hay también otros gases que tienen buena parte de la responsabilidad en el cambio climático: el metano de las emisiones pasadas contribuye actualmente al 20% del aumento del efecto invernadero, siendo sus principales fuentes las actividades agrícolas, en particular la cría de ganado, plantación de arroz anegado, disposición de desechos y la minería de carbón.

Los óxidos nitrosos (provenientes principalmente de las practicas agrícolas, desarrollo de pasturas en tierras tropicales, quema de biomasa y procesos industriales), así como una serie de gases industriales y el ozono troposférico contribuyen al restante 20% de aumento del efecto invernadero.
El 90% de las emisiones de metano provienen del sector agropecuario
Las tasas de acumulación de metano y dióxido de carbono en la atmósfera han cambiado drásticamente en los últimos años presentándose un incremento de forma exponencial.
La concentración de metano (CH4) en la atmósfera en los últimos dos siglos ha aumentado en más de 140% y su contribución al efecto invernadero a escala global es muy alta debido al mayor potencial de calentamiento que caracteriza a este gas.

Ocurre que los gases de efecto invernadero presentan una diferente capacidad de atrapar calor en la atmósfera, contribuyendo en diferente proporción al calentamiento global. A modo de ejemplo, cabe señalar que el metano es 21 a 23 veces más efectivo que el dióxido de carbono para atrapar calor. Esto significa que cada kilo de metano calienta la Tierra entre 21 y 23 veces más que la misma cantidad de dióxido de carbono (aunque hay 220 veces más dióxido de carbono que de metano en la atmósfera terrestre).

Se calcula que unos 500 millones de toneladas métricas/año de metano ingresan a la atmósfera debido a actividades antropogénicas y fenómenos naturales.
Las fuentes principales de este poderoso gas están en las actividades agrícolas, en particular, la expansión de la cría de ganado y la plantación de arroz de regadío.

Los valores de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEIs) en Uruguay corregidos por su potencial de calentamiento global, indican que los gases con mayor contribución a este fenómeno en nuestro país  son el metano y el óxido nitroso. En forma conjunta estos dos gases son responsables por casi el 90% del potencial de calentamiento global en el país.

Según los datos de la Segunda Comunicación Nacional a la Conferencia de las Partes e la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, las principales fuentes de emisiones de metano en Uruguay son el sector agropecuario (91% del total) y la descomposición de basuras (9% del total) considerando la descomposición de los residuos sólidos urbanos, las aguas residuales domésticas y comerciales y las aguas residuales industriales.De forma similar a lo que ocurre con el metano, el mayor aporte a las emisiones de óxido nitroso proviene de la agricultura, con casi el 99% de las emisiones nacionales.

¿Qué pasa con las vacas?
¿Qué es lo que hace que la actividad ganadera tenga tan significativa incidencia en la contribución al cambio climático? Ni más ni menos que las vacas.

Es interesante observar que el 91% de las emisiones totales de metano del Uruguay provienen del sector agropecuario y que la fermentación entérica de los rumiantes es responsable del 92% de ese total, según la información aportada por la Unidad de Cambio Climático del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

Los rumiantes (ganado bovino y ovino) son los que producen mayores cantidades debido a la fermentación entérica que tiene lugar en el rumen durante la digestión. Vacas, toros y terneros llevan la delantera: son responsables del 88% de las emisiones del sector ganadero.
Ocurre que el metano se produce normalmente durante el proceso digestivo de los animales aunque la cantidad producida y excretada depende fundamentalmente de dos factores: el tipo de animal, y el tipo de dieta a la que los animales están sujetos.

En otras palabras el ganado bovino emite gas metano porque en su proceso digestivo, que ocurre bajo condiciones anaeróbicas, participan diferentes tipos de bacterias. Éstas, degradan la celulosa ingerida a glucosa, que fermentan luego a ácido acético y reducen el dióxido de carbono, formando metano en el proceso. Por otra parte, cuanto digestible es el alimento más metano se produce.

Eructos peligrosos

La contribución del ganado vacuno al calentamiento global mediante la emisión de metano no se produce por medio de las flatulencias como se cree comúnmente sino fundamentalmente, por los eructos.
La eliminación de metano vía eructo en el ganado inicia aproximadamente a las cuatro semanas de vida, cuando los alimentos sólidos empiezan a ser retenidos en el retículo-rumen. A su vez, los animales de mayor tamaño y mayor edad tienden a producir mayores cantidades de metano.

Investigaciones internacionales reportan que en sistemas de producción de alta tecnificación la producción anual de metano en animales adultos está entre 60 y 126 kilos. Señalan también que el 87% de la producción de metano se da en el rumen, y 13% en el tracto digestivo posterior. De este último, aproximadamente el 89% es absorbido hacia la sangre y expirado a través de los pulmones. Esto indica que cerca del 98% del total de metano producido por los rumiantes puede ser expirado a través de la boca y los orificios nasales.

¿Se puede hacer algo?

Uruguay es un país esencialmente agropecuario, constituyendo la ganadería, la agricultura y la forestación la fuente de más del 65% de sus exportaciones.
La ganadería es un sector clave de la economía nacional, con gran participación en las exportaciones totales, unido al comercio y servicios que genera en forma secundaria. No obstante, por sus aspectos contaminantes e influencia en el calentamiento global ha concitado la atención de los científicos y actualmente están siendo evaluadas en el país la instrumentación de medidas de mitigación.

Una de las propuestas que se consideran posibles en nuestro país es mejorar la dieta animal incrementando el área de pasturas sembradas y campos mejorados. Esta medida tiene como objetivo disminuir las emisiones de metano a través de una mejora en la dieta animal.
Comprende, en particular, la mejora en la calidad de la alimentación que se realiza a campo, a través del incremento de área y de la utilización de pasturas de mayor calidad, parte sembradas con especies más productivas, parte por medio de campos mejorados por fertilización e incorporación de nuevas especies (por ejemplo, leguminosas) al tapiz herbáceo original por siembras en cobertura. La meta es alcanzar un crecimiento que supere el 100% en 20 años, adicionando 1,6 millones de hectáreas.

La medida también comprendería complementariamente la promoción de las prácticas corrientes de un manejo mejorado del rodeo ya que ello contribuiría a la reducción de la cantidad de metano emitido por la producción ganadera.
En este sentido, experiencias internacionales han demostrado que es posible aumentar la eficiencia de la alimentación de los animales  y promover tasas las tasas de crecimiento de éstos a partir del uso de aditivos en los alimentos, y obtener de esa forma menores emisiones de metano por unidad de carne producida. En estos proyectos de desarrollo rural en países como India y Kenia el agregado de vitaminas y suplementos minerales a la alimentación de las vacas lecheras ha implicado un aumento significativo de la producción de leche y la disminución de las emisiones de metano.

Investigaciones nacionales

En la actualidad, los sistemas de producción animal sostenibles deben propender por una menor producción de metano. Otro aspecto relevante observado en los sistemas de producción ganadera es la energía alimenticia que se transforma en forma de gas metano y no es aprovechada por el animal.

En la actualidad varios países están planteándose llevar adelante alternativas que disminuyan estas emisiones, mejorando las condiciones productivas de los sistemas ganaderos, pero a la vez intentando aminorar los efectos en la contaminación medioambiental.

En virtud de la gran contribución de las emisiones de metano originadas a través del proceso digestivo de los rumiantes en los totales nacionales de emisiones de gases de efecto invernadero en Uruguay, en setiembre de 2001 se inició un proyecto de investigación, co-financiado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos y por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), obteniéndose las primeras mediciones realizadas en el país de emisiones de metano por vacunos (vaquillonas Holstein).

Las diferentes dietas estudiadas y períodos de medición, han variado entre 93 y 223 gramos de metano por día. Asimismo, se avanzó en la identificación de parámetros de la calidad de la dieta asociados a las emisiones de metano. En este sentido, no se encontraron diferencias entre dietas en la emisión de metano por kilo de fibra consumida (FDN) por cada 100 kilos de peso vivo.

Entre las investigaciones en curso en el país están las que se llevan a cabo por institutos especializados con el INIA y el gobierno de Nueva Zelanda.
“En la investigación  preliminar del INIA se  estudiaron posibilidades de mitigación a través de cambios en las pasturas. Ahora lo que estamos tratando de hacer junto con el gobierno Nueva Zelanda (que al igual que otros países desarrollados como Estados Unidos y Australia están comenzado a desarrollar tecnologías de mitigación para la ganadería) y le estamos dando la máxima prioridad a este tema aunque no es sencillo concretar medidas de mitigación a corto plazo como en otros sectores de la actividad nacional”, dijo el ingeniero químico Luis Santos, jefe de la Unidad de Cambio Climático del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y negociador de Uruguay en este tema ante la Organización de las Naciones Unidas.

“Estamos avanzando con el INIA en realizar inventarios vinculando la cantidad de ganado con la cantidad de emisiones. Es algo que estamos perfeccionando mientras tratamos de canalizar recursos para poder tomar las medidas en el sector”, explicó.
“Las medidas para mitigar el metano proveniente de la fermentación entérica del ganado no son medidas fáciles sino complejas y que no están muy desarrolladas. Involucran cambios en la dieta de los animales y en las pasturas. Se trata de medidas delicadas porque no podemos afectar la productividad de un sector muy sensible ni la característica del ganado en Uruguay que es 100% natural”, dijo.

“Los cambios en la dieta que podríamos hacer están acotados dentro de esas prácticas naturales”, sostuvo.
El escaso conocimiento de la temática en los estamentos decisorios, en los operadores agropecuarios y aún en ciertos niveles técnicos, son dificultades para avanzar en la adopción de medidas de mitigación, considerándose necesario el fomento de actividades de capacitación en forma continua, tales como cursos, talleres, seminarios y charlas sobre el cambio climático y su relación con las actividades agropecuarias en todo el país.

Anuncios

2 comentarios en “Eructos contaminantes

  1. muy buen articulo.

    quisiera contactarme con Carol Guilleminot, me interesa el tema sobremanera.
    gracias por su atencion,
    lic. Sergio Defelice

  2. Hola Sergio, puedes escribirme un mail a la dirección que figura en la pestaña de “Contacto” en la cabecera del blog.
    Saludos y a las órdenes,
    Carol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s