Plan Ceibal, revolución en el aula

De capital de la cuenca lechera, Cardal pasó a ser, desde mayo pasado, capital del programa Ceibal que, impulsado por el gobierno nacional, prevé que cada escolar uruguayo cuente en el 2009 con una computadora portátil.
La experiencia fue seguida atentamente no sólo por autoridades, docentes y hasta escolares de otros puntos del país que ansían con expectativa contar con una «laptop» como sus pares floridenses, sino también por empresas, docentes, académicos y estudiantes de ciencias de la educación, comunicación e informática de varios países latinoamericanos.


La pequeña villa se ha convertido en los últimos seis meses en una especie de laboratorio viviente, además de un lugar visitado por foráneos y objeto de atención desde los ámbitos docentes, políticos y mediáticos. La vieja Escuela Nº 24 «Italia», ha vivido en sus aulas una verdadera revolución: la que significa romper la brecha digital y sentirse parte de una aldea global a la que se puede ingresar sólo con hacer «clic» en un botón.

Marcelo Galain es director de la escuela de Villa Cardal desde hace tres años y este le tocó estar al frente de uno de los proyectos más innovadores en la historia de la escuela pública: el Plan Ceibal (Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea), que se desarrolla en el marco del Programa de Equidad para el Acceso a la Información Digital instrumentado por la Presidencia de la República en coordinación con la Anep y con apoyo del Latu y Antel, entre otros.

La computadora en el aula
Desde febrero pasado los maestros sabían que sus alumnos de primero a sexto serían los primeros uruguayos en ingresar al Plan Ceibal. Participaron en vacaciones en algunas reuniones informativas en Montevideo pero no en cursos de adiestramiento en el uso de la nueva tecnología que incorporarían al aula, ni tuvieron tampoco directivas pedagógicas sobre este nuevo recurso didáctico. Las autoridades decidieron que hubiera un aprendizaje simultáneo entre alumnos y maestros.

«Los maestros fuimos superados ampliamente por los niños en cuanto a aprender el manejo de esta nueva herramienta y eso era parte de lo que habíamos hablado previamente: ¿qué tiene de malo que niños y docentes aprendiéramos a la vez?», dijo el director de la escuela. De esta manera, la utilización de las computadoras en el aula quedó librada a la creatividad e iniciativa del docente para promover su uso, adecuándolo a los contenidos curriculares. «De entrada sabíamos que la utilizaríamos para la producción de textos y matemáticas», agregó Galain, quien luego señaló que hubo maestras que realizaron «muy buenos trabajos» con sus alumnos también en otras áreas. De éstos, un 96% nunca había tenido la posibilidad de contar con una computadora en su casa.

“Nuestro cuerpo docente enseguida se prendió al proyecto. Ojalá que pase lo mismo en el resto de las escuelas que se incorporen al plan. Que no haya maestros que reciban la máquina y la tengan guardada… aunque los propios niños exigen al maestro que sea usada», agregó el director.

Se trata de una herramienta más, pero seguimos trabajando en el cuaderno y en el pizarrón», dijeron las maestras.
A diferencia de otros planes similares al Ceibal, que están desarrollándose en Porto Alegre y Argentina, los alumnos de Cardal se llevan todos los días la computadora a su casa. La tendrán consigo en las vacaciones y será obsequiada a los que egresen de sexto año.

Salto al mundo
Casi ningún alumno lleva y trae la «compu» desde y hacia su casa en la mochila. Madres, abuelas y tías, les han confeccionado bolsitas de tela, con cierre o botones y relleno de «guata» para que las utilicen como estuche. Todos afirman cuidarlas y las roturas que ha habido en su amplia mayoría no se han debido al descuido de los alumnos, sino a fallas de las máquinas.
Aunque todas las clases han creado un blog, el más interesante es el creado por los niños de cuarto año (www.cuarto-cardal.blogspot.com) con apoyo de su maestra, Hania Villanueva. Esta bitácora en Internet se llama «Infoescolar cuarto» y ha sido concebida como un medio de comunicación que a manera del tradicional periódico escolar informa sobre el acontecer de la villa, su gente, características y actividades.

Teniendo en cuenta que las computadoras tienen incorporada cámara fotográfica y la posibilidad de generar videos, estas herramientas han sido aprovechadas al máximo y hay muchas imágenes y videos en el blog. Esto incluye la filmación de la fabricación de chorizos y el parto de una vaca.

Gran impacto social
Los padres de muchos niños utilizan las computadoras portátiles para cosas tan disímiles como comunicarse con familiares que viven lejos, informarse de las previsiones meteorológicas, leer las noticias del día o ingresar a los sitios web de empresas como Conaprole o Parmalat -a las que remiten leche desde sus tambos- y saber cuánto cobrarán.

“En principio, algunos chicos eran un tanto egoístas en el uso de la computadora en su casa, pero luego comenzaron a socializar su conocimiento e involucrar a padres y hermanos mayores. También los padres se han sentido motivados y hay algunos que buscan en Internet cuentos para leer con sus hijos”, dijo Galain.

En el breve lapso que medió entre nuestra visita a la escuela de Cardal y la publicación de este artículo, varias personas me han preguntado qué me pareció el Plan Ceibal. Es imposible evaluar el plan en una visita de dos horas ni corresponde que esa tarea la hagamos los periodistas.

Sin embargo, sí puedo contarles lo que vi: maestros con distinto grado de compromiso con el plan y niños muy motivados y felices, deseosos de mostrar a los visitantes esas máquinas que les han cambiado su perspectiva del mundo. Porque los horizontes del mundo van hasta donde uno lo conoce y en la medida que aquéllos se van ampliando aprendemos, comparamos, incorporamos y cambiamos ideas, creamos nuevas cosas e incluso nos tomamos el tiempo para disfrutar la vista. Esa fue la impresión que me produjo nuestra visita a las aulas de Villa Cardal en un momento en que ya ha pasado el deslumbre y está iniciándose una convivencia más armónica y productiva con las computadoras portátiles.

Afuera de ellas también pude comprobar el entusiasmo con que Omar —un funcionario de la Intendencia de Florida que vive en la villa y a quien encontramos supervisando tareas en la otrora activa estación del tren— cuenta cómo sus nietos «manejan» la computadora sin haber tenido una antes e, incluso, cuánto le están enseñando.

En la panadería en la que paramos a comprar bizcochos, el dueño contó orgulloso que el suyo, centenario y único horno a leña de la localidad, fue objeto de un artículo en el blog de cuarto año y las imágenes de su comercio «hoy recorren el mundo» y una madre que estaba allí opinó que «ojalá los niños que terminan la escuela este año puedan quedarse con la computadora para usarla en el liceo».

Evidentemente, el Plan Ceibal rompió la monotonía pueblerina de Cardal y su gente. Nuevas escuelas ingresarán el año próximo -probablemente algunas de Paysandú en la segunda mitad del año- a la experiencia «una computadora por niño» y volverán a acontecer similares vivencias.

Con gran lucidez el reconocido académico argentino y gerente de educ.ar, Alejandro Piscitelli, considera que el Plan Ceibal es «una anomalía salvaje», producto del coraje uruguayo y «una apuesta al futuro disparada desde las instituciones educativas y tecnológicas del Uruguay, por la cual debemos sacarnos el sombrero». No obstante, afirma que «participar en el proyecto hoy, compartir la alegría de los chicos y la sorpresa de los maestros, maravillarnos de la filmación de una vaca pariendo o del proceso de hacer achuras es valioso y ocurrente. Pero si lo que tenemos dentro de un año es más de lo mismo deberíamos preocuparnos y si lo que tenemos dentro de dos años es un poco más de lo mismo la sensación sería de absoluto fracaso».

El Plan Ceibal significa una revolución que quiebra esquemas y prácticas, que impone replanteos y reposicionamientos pedagógicos y didácticos. Implica ni más ni menos que repensar la vivencia del aula. Y eso no puede quedar librado exclusivamente a la autogeneración, el interés y creatividad de los docentes. Es necesario comenzar a generar teoría pedagógica que se nutra y a la vez sustente la práctica. El desafío recién comienza.
 
Características técnicas

  • A fines de noviembre de 2007 se inició la segunda etapa del Plan Ceibal, con la entrega de 6.289 computadoras portátiles XO a las 34 escuelas de Florida, incluyendo a los alumnos de la Escuela Nº 24 de Cardal, que desde el pasado 10 de mayo venían trabajando con prototipos B2 armados a mano.
  • Las laptops XO utilizan software libre y open-source, cuentan con conexión inalámbrica a Internet y funcionan a batería, con una autonomía de 3 horas.
  • Fueron adquiridas a un precio unitario de U$S 199 y tienen más o menos el tamaño de un libro de texto y una vida útil estimada en cinco años.
  • Como los componentes más propensos a fallar en una laptop son el disco duro y los conectores internos, la XO no tiene disco duro, contando sólo con dos cables interno. y memoria sólida.
  • Para una mayor robustez, la carcasa de plástico es de 2mm de espesor y sus antenas de la red de malla, también son las tapas de los puertos USB.
  • La pantalla cuenta con «amortiguadores» internos, tiene cámara de fotos y captura de imágenes de video incorporada.
  • Donde no hay electricidad, puede ser cargada a mano (manija, pedal o soga/cuerda).
    Originalmente publicado en El Telégrafo, por Carol Guilleminot.
Anuncios

11 comentarios en “Plan Ceibal, revolución en el aula

  1. Soy maestra y llevo solo una semana viviendo la experiencia de las computadoras en el aula. Es muy enriquecedor los niños están muy motivados a leer y escribir, tanto como a conocer el mundo que ahora tienen en sus manos con internet.
    Además la mayoría de los padres están fascinados.

  2. Hola Adriana!
    Qué alentador tu comentario. Aquí en mi departamento, Paysandú, hay xo desde el otoño y hasta donde se el uso que se les da es muy diverso. Hay maestras que están motivadas y las usan mucho y bien, pero también existen resistencias.
    Mi opinión es que el rol del maestro es fundamental en esto. Porque la tecnología por la tecnología misma no es lo importante, lo importante es que se la use positivamente y en forma productiva.
    Con las laptops del Plan Ceibal se puede hacer mucho en el aula si se la usa como una herramienta del aprendizaje.
    Mucha suerte!
    Carol

    Te invito a leer una experiencia que realizaremos la semana próxima con laptops del Plan Ceibal en Paysandú
    ingresa a http://periodistasporundia.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s